Sabes leer La Cinta?

Hola, te quería hablar de “La Cinta”.

La primera vez que leí algo sobre La Cinta fue en el libro “Memorias de un operador de bolsa“.
Como quizás sepas, el libro está basado en la historia real de Jesse Livermore, uno de los mejores especuladores de acciones del siglo pasado y un pionero en el arte del daytrading.

El protagonista del libro, Larry Livingstone, trabajaba para un “Bucket Shop” anotando en una pizarra las cotizaciones de las acciones para que los especuladores pudieran verlas y conocer el precio actual de las mismas.

Un Bucket Shop era una especie de mercado paralelo, no oficial, donde los especuladores podían negociar las acciones del mercado regulado de Nueva York, digamos que eran los CFDs de la época. 

El trabajo de Livingstone era anotar en la pizarra los datos que llegaban por medio de La Cinta desde el mercado de Nueva York. Se llamaba la cinta porque era una especie de tira de papel donde un aparato imprimía el nombre de la acción, el precio al que se había negociado y el volumen de este.

“Bucket Shop”


Por ejemplo, si se ejecutaba una orden de 1000 acciones de American Steel Co. a 450$ en La Cinta se podía ver “APPL 1000 $450”.
El trabajo de Livingstone le permitió adquirir un “sexto sentido” para saber cuando una acción estaba a punto de subir o bajar. 

Te confieso que no entendí en su totalidad este libro hasta que empecé a trabajar con el DOM. 

En el DOM podemos ver La Cinta en las columnas de las órdenes a mercado que van consumiendo las órdenes limitadas.

Imagina que Livingstone veía en La Cinta que las acciones de American Steel Co. estaban recibiendo fuerte presión de órdenes de venta en un precio concreto, pero ese flujo era Absorbido (el precio no bajaba) y de repente aparecían grandes órdenes de compra… y el precio acababa subiendo… 

¡Livingstone estaba viendo nada mas y nada menos que una orden Iceberg!

Después de años de trabajar apuntando las cotizaciones, Livingstone aprendió casi sin querer a leer la cinta y a saber donde el precio se iba a dar la vuelta. 

En los mercados casi nada ha cambiado, solo ha cambiado la velocidad en la que se hacen las operaciones.

Para un trader y especialmente para un scalper, aprender a leer la cinta, el DOM, es una habilidad esencial para lograr la consistencia. 

Y tu, ¿sabes leer la cinta?

Un abrazo

Gonzalo 

PD: Aprende a leer La Cinta, haz click AQUI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *